Soy Tina Solera, fundadora y presidenta de Galgos del Sol. En 2007, mi familia y yo nos mudamos del Reino Unido a Murcia, España. En aquél entonces me ocupaba de criar a nuestros dos niños pequeños, entrenaba para triatlones y empezaba a aclimatarme a una nueva cultura. Hasta que un día me encontré cara a cara con un galgo perdido en busca de ayuda.

Es difícil explicar la conexión que sentí, pero cuando él me miró con sus ojos tristes y estiró esa nariz de aguja, supe que mi vida había cambiado para siempre. Galgos del Sol hoy se hace cargo de más de 150 galgos, podencos y mezclas de esas razas. Somos una organización benéfica con licencia en España, así como en el Reino Unido y un 501(C) (3) en los Estados Unidos.